sábado, 24 de abril de 2010

EL DOMADOR DE MONSTRUOS

Erase una vez un domador que lo llamaban Robin, el mejor domador de monstruos.


Pasando los años el joven murió, y todos los guerreros valientes intentaron domar al monstruo más peligroso de la Vía Láctea. Un día un niño llamado Grek que acababa de empezar a estudiar para ser guerrero, se adentró a cazar al bosque.

Allí conoció a un viejo sabio que le dijo: "si domas al monstruo más peligroso de la Vía Láctea te convertirás en el domador más fuerte, increíble y afortunado de la Vía Láctea".

Grek ya quiso hacerse mayor.

Veinte años después Grek se puso en la cola para domar al monstruo más peligroso de La Vía Láctea. Todos lo intentaron, intentaron, intentaron y todos fracasaron, ya llevaban dos semanas intentando domar al monstruo. Ya le tocaba a Grek, que estaba un poco nervioso, Grek sacó su afilada espada y !Zas! le partió los cuatro dientes, el monstruo se desmayó , le dieron un diamante y se lo puso en el corazón. El monstruo ya estaba domado y a Grek le dieron una armadura de oro.

Manuel Armillas Hernández

4º B